dimarts, 21 de setembre de 2010

Mis tertulias con los amigos.

6. En un bar del centro de la ciudad.

Ahora, de vuelta a casa, me preguntaba si realmente era necesario que nos reuniésemos en aquel bar del centro de la ciudad. Lo pensaba sumido en un mar de dudas, ya que mi amigo, podría decirse sin faltar a la verdad, es igual que yo. O dicho de otra forma, él y yo somos prácticamente idénticos, tanto físicamente como en todo cuanto escribimos. Por tanto, es lógico que tenga dudas de la existencia veraz de mi amigo, en cuyo caso, de ser así, no hubiese hecho falta salir de casa, puedo perfectamente tener una conversación conmigo mismo, al menos eso es lo que pienso. Además, este encuentro me ha contrariado, bueno en realidad siempre me ocurre, y cada vez más. Me hace dudar de muchas cosas. Me he visto en la situación de tener que reflexionar sobre nuestra amistad. Y de qué hablamos cada vez que nos reunimos. Porque siempre encuentra que mis escritos son perfectos y lo dice, porque él lleva unos, redactados prácticamente igual, razón por la cual resulta difícil que llegue a criticármelos o tirármelos por tierra. Así que, es evidente que de nuestra conversación no puede salir nada positivo, nada que pueda ser, al menos para mi, aleccionador. Así, no vamos a ningún lado, me digo. Hay momentos, incluso, que pienso que debo cortar por lo sano y dejar de una vez, estos encuentros que tengo con él, casi a diario. Me están resultando obsesivos. Hoy mismo, por ejemplo, ha sido duro aceptar de nuevo que no se presentase. Bueno, en realidad acostumbra a ocurrir y ya debería estar acostumbrado a ello. Siempre sucede lo mismo, al final no sé si mis textos los comento conmigo mismo, solo o con él, puesto que mi amigo nunca se presenta.

Rafael una tarde de septiembre del 2010, en no recuerdo que bar.

3 comentaris:

Maria Teresa ha dit...

Bon deixeble de Vila-Matas, un text que seguament el signaria. Aniràs dimarts a la Biblioteca de Lesseps?

Rafel ha dit...

Allí estaré el martes sin falta. Rafael.

marisa ha dit...

Informeu-me. A quina hora? Jo estaré a Sant Quirze però torno a mitja tarda.