dimarts, 28 de setembre de 2010


20. Antes de hablar del CinemaScope.

(1): “Show Boat”


Después de enumerar este listado que me he sacado del bolsillo, de las películas más relevantes, según mi criterio, realizadas justo antes de ponerse en marcha las nuevas tecnologías, quisiera comentar, de entre ellas, algunas de las que se estrenaron entre nosotros, y que encontré especialmente atractivas por una cuestión u otra.
“Show Boat” (1951), aquí titulada como “Magnolia”, tenía el gran atractivo de su magnífica partitura debida a Gerome Kern, con libreto de Oscar Hammerstein II, y de sus excelentes canciones, además de ser muy pegadizas. Procedía de la obra teatral del mismo nombre, de enorme éxito en Broadway. En los inicios de los 50 se escuchaba su banda sonora con cierta insistencia por las emisoras de radio de nuestro país. Principalmente la pieza “Ol’ Man River”, todo un clásico. En el film se escuchaban las voces de Howard Keel y Kathryn Grayson, en los principales papeles, cantando a duo o por separado, entre otras, “Make Relieve”, “Why Do I Love”, “Where’s The Mate For Me” o “You Are Love”, pero además tenía el aliciente de ver cantar a Ava Gardner la canción “Can’t Help Lovin’ Dat Man” en su papel de mujer de sangre negra. Eso fue lo que creímos cuantos la vimos entonces. Con los años descubrí que estaba doblada por Hielen Wilson. No obstante Ava Gradner sí había cantado la canción durante el rodaje, pero finalmente decidieron que fuese doblada. Y no hace muchos años encontré en Londres un disco con la banda original de la película que sí tenía su voz. La dirección corrió a cargo de George Sidney y los números de baile estaban interpretados por la pareja, en la vida real, Marge y Gower Champion.
Se trata pues, de la tercera versión llevada al cine de la obra musical inspirada en la novela de Edna Ferber. En 1929 la Universal, la rodó por primera vez y el mismo estudio hizo el remake en 1936, ambas en blanco y negro. Y la MGM se encargó de esta tercera versión añadiéndole el Technicolor y realizando retoques en el guión, como por ejemplo los referentes a Magnolia y a la hija que tienen los protagonistas, suprimiendo esta parte y como ésta acabará siendo una estrella de Broadway. Estamos hablando de una costosa superproducción llevada a cabo por los estudios del león rugiente, entre otras cosas debido a la construcción del barco “Cotton Blossom” donde su capitán (Joe E. Brown) y su esposa (Agnes Moorehead) presentan su compañía de cantantes y bailarines, durante su travesía por el Mississippi. Un film que empieza alegre y festivo y termina de forma amarga, con el fracaso de los amores de los protagonistas y el personal de Ava Gardner, la mulata o mejor dicho la mujer blanca, pero de sangre negra que es perseguida. Por suerte pude ver en Londres, en el teatro London Palladium, en 1990, una versión completa, magníficamente interpretada, por la compañía de la Opera North and The Royal Shakespeare Company. Un espectáculo inolvidable.
Rafael. Septiembre 2010.