dijous, 30 de setembre de 2010


21. Antes de hablar del CinemaScope.
(2): “El Gran Caruso”

Siguiendo con la idea de hablar sobre algunas de las películas musicales surgidas antes de aparecer el CinemaScope paso hoy a comentar “El Gran Caruso”.
Siguiendo su estilo característico, la MGM encarga en 1951 a Richard Thorpe que realice un biopic sobre la vida de Enrico Caruso que servirá para la consagración definitiva de Mario Lanza, un tenor de potente voz, descubierto para el cine por la casa, y que de inmediato se preocupó para buscarle vehículos para explotarlo. Pero Lanza tenía dos problemas insalvables: uno, su propensión a la obesidad y que le obligó a tener que someterse a drásticas dietas, y el otro, fue su difícil carácter, como al parecer suele o solía ocurrir entre los divos operísticos. Sea como fuere, “El Gran Caruso” significó un gran éxito tanto para el actor-cantante como para la Metro. Como de costumbre, la biografía del cantante italiano, está enfocada al gusto y al look de la MGM. En nuestro país, también tuvo una enorme resonancia a partir de su estreno en el Cine Windsor y una buena prueba de ello es la espectacular decoración que se hizo para su estreno, en la fachada del cine, debida a Martí, Clavé y Picó (que firmaban como “mcp”). La foto que he adjuntado fue una gentileza que tuvo conmigo Josep Clavé el día que fui a su casa a entrevistarlo.
Pero volvamos a Mario Lanza, procedente del mundo de la ópera, como actor tuvo una carrera cinematográfica breve, pero espectacular. Nació en 1921 y murió de cáncer de pulmón en 1959, a la corta edad de 38 años. Antes de interpretar a Caruso se le pudo ver en tres producciones junto a Kathryn Grayson, una de ellas “Porque eres mía” (1952) que se distribuyó en nuestro país por considerar los distribuidores que podrían igualar el éxito de “El Gran Caruso”. Las otras dos, “The Toast of New Orleáns” (1950) y “That Midnight Kiss” (1949), nunca se vieron en nuestro país. En 1954 MGM tuvo que prescindir de él en “El Príncipe Estudiante”, una producción en CinemaScope, pensada para su lucimiento (y al igual que la anterior co-protagonizada con Ann Blyth). Pero debido a su problema de obesidad tuvo que ser sustituido por el galán de moda en aquel momento Edmond Purdon. Después la Warner lo contratará para interpretar como protagonista, junto a Joan Fontaine y Sara Montiel, “Serenade” (Dos pasiones y un amor) en 1955, siendo ésta su última aparición en pantalla.
Rafael. Septiembre 2010.

1 comentari:

Maria Dolors Giral ha dit...

Recordo que veient El gran Caruso, era molt joveneta, vaig tenir la sensació que ja havia entrat en un altre món. Ja havia anat a l'òpera!
No vaig trigar en anar-hi de debò amb uns amics de l'Escola Massana, absolutament fanàtics l'un de la Callas i l'altra és clar, de la Tebaldi. Per ells (culpa d'ells?) durant mesos només escoltàvem òperes quan els Beatles ni sabiem que existissin.