dilluns, 23 d’agost de 2010

Suele ocurrir en verano.

Suele ocurrir en verano. Leo hoy en un periódico. Es como una sensación de orfandad o si se quiere de soledad y desamparo, lo que se produce en el ser humano, principalmente urbanita. Se tiene, por lo visto, escasez emocional y sentimental, según los expertos. Suele ocurrir en medio del silencio estival que invade la ciudad. Como si se estuviese en un desierto. Para algunos, será amor no correspondido, para otros falta de sentimiento afectivo. Pueden ser muchas las razones. Cada cual tendrá la suya. Hay calores, dicen, que sirven para revelar a las personas en su verdadera naturaleza (Eso lo leí no sé dónde). Los veranos pueden ser largos, y pueden provocar desafectos. Muchos son, según las estadísticas, los matrimonios y las parejas que se rompen en verano. Guardaros pues, de las perniciosas calores que pueden ser, por lo que parece, muy peligrosas. Rafael.