dimarts, 17 d’agost de 2010

MIS RELATOS EN LA RED

relat núm. 14, dedicat als que estan (esteu) de vacances.

Ahora sólo se alimenta de ricachones, la muy víbora. En Sri Lanka, donde nació, todos sus congéneres se habían alimentado siempre de nativos. A lo sumo, algún misionero - flacos en carnes, como es sabido - e incluso una vez un epidemiólogo. La cobra que se lo tragó fue muy agasajada y valorada por el resto de serpientes venenosas, batracios de saliva tóxica y mosquitos asesinos, ya que les libró de un enemigo potencial.
Pero desde que aquella isla se puso de moda como destino turístico, nuestra amiga había hallado el filón.