dijous, 5 d’agost de 2010

MIS RELATOS EN LA RED

Aquí va el segon. La frase que veieu en cursiva (ahir no ho vaig fer) és la que havia de servir d'inici.

Algún día se enterarían de quién era el que movía el espejito. Él siempre había sido el preferido de paá y mamá y ahora, encima, estaba enfermo. Cuando dijo que quería que la luna llena entrara en su habitación y fuera a parar sobre la colcha de su cama, nuestros padres se desvivieron por acceder a su capricho. Encargaron un espejo que colocaron estratégicamente junto a la ventana.
Yo, por colaborar, estudié febrilmente los ciclos lunares y "esos días" me mantenía despierto y vigilante hasta que todos se hubiesen acostado.