diumenge, 2 de gener de 2011



También han desaparecido


Se puede decir que he desaparecido durante todo un año. Pero este 2011 he regresado de nuevo, y para empezar, lo hago comentando otra ausencia. Siguiendo pues con el tema de las desapariciones, interesante a más no poder, según lo veo yo, he hallado una obra de Hopper (uno de mis pintores preferidos). Y en esta obra concretamente, han desaparecido tres personajes: una pareja y un hombre solo. Observo esa opción llena de vacío. Se diría que la desierta calle, el gélido ambiente, se hubieran apoderado del cuadro, entrado en el bar y haber absorbido a esos tres personajes, dejando solo al camarero. Pero curiosamente éste, sigue con el gesto de estar hablando, como cuando parecía estar haciéndolo con aquel solitario cliente. ¿Con quién habla ahora? ¿Es de aquellas personas que hablan solas consigo mismo y en voz alta?
En realidad, al desaparecer los clientes del bar, no se ha hecho más que corroborar la enorme, la tremenda soledad que arrastraban todos aquellos personajes. La pareja no se hablaba ni se miraba a los ojos. El silencio parecía distanciarlos. Los separaba. El hombre solitario parecía ensimismado con su taza de café, inmerso en otro mundo. El único que parecía hablar era el barman, aunque posiblemente no lo escuchaban, y ahora se ha quedado solo.
Esta obra de Hopper, siempre fue una pintura cargada de soledad, como la práctica totalidad de las pinturas que salían de sus pinceles, pero ahora, se ha hecho aún más evidente, con la desaparición de los clientes del bar, quizá lo hayan pintado así, pienso, por si alguien no hubiera captado esa realidad. Los hay que necesitan que se lo den todo bien masticado.
Hopper es un pintor de ausencias, de soledad y del tiempo de la inexistencia. Quizá sea por eso que me gusta tanto. Cuando miro uno cualquiera de sus cuadros, me absorbe y me instalo dentro de él y desaparezco de este mundo, durante un buen rato.
Rafael R.B.

3 comentaris:

maria dolors ha dit...

Jo estic sense gens, però gens de veu. Potser estic desapareixent de mica en mica.

marisa ha dit...

Vas ser tu qui em vas fer descobrir Hopper i el trobo fascinant però pel meu caràcter un pèl angoixant!

Maria Teresa ha dit...

En Hopper els personatges no surten del quadre, es més inquietant el fet que desapareixin... Jo com la Marisa el vaig descobrir de mà teva, no m'engoixen,més aviat m'intrigan.