dimarts, 16 d’agost de 2011


¿A quién os recuerda este rostro de Roberto Alcazar?

2 COMICS DURANTE EL FASCISMO
Y NACIONAL CATOLICISMO FRANQUISTA

Juan Centella fue uno de ellos. El nombre con el que se le conoció en nuestro país. En era un personaje del cómic italiano, que apareció el 29 de marzo de 1938, su nombre fue Dick Fulmine, un agente encubierto de la policía de Chicago que luchaba en primer lugar, contra judíos, negros y sudamericanos para defender a sus compatriotas. Fue un personaje ideología fascista cercano a Benito Mussolini. Gozó de gran éxito en Italia como aquí en aquel momento. El personaje de Juan Centella fue creado por Vincenzo Baggioli, los dibujos eran de Carlo Cossio, que se inspiraban físicamente en el campeón de boxeo de la época, Primo Carnera. Fue una publicación que tuvo todo el apoyo del regimen.
El otro cómic aún fue más famoso y querido por el público español, tanto que ha llegado a ser un clásico: Roberto Alcázar y Pedrín, hasta el extremo que en mayo de 2011 se ha publicado recopilado en varios tomos coloreando sus viñetas. Llevaba el subtítulo de Roberto Alcázar, el intrépido aventurero español. Fue creado en 1940 (siempre se había dicho 1940, pero en su libro Tebeos mutilados (2010) Vicens Sanchís certificó que la editorial no tuvo permiso para lanzarlo a la venta hasta finales de 1941). Como decía pues, fue creado por el guionista y editor, propietario de la Editorial Valenciana Juan Bautista Puerto y del dibujo se ocupó Eduardo Vañó Pastor. Se publicaron 1.219 cuadernos de aparición semanal, durante 35 años, hasta 1976. Forma parte de las publicaciones de formato horizontal (17 x 24) con portada en color y 16 páginas en blanco y negro. Cada año se publicaba un Almanaque Extra. También se editaron 88 números de Roberto Alcázar Extra (1965-71). En 1958 en pleno apogeo el tiraje era de 100.000 ejemplares. En cuanto a los guiones la mayoría de ellos fueron escritos por José Jordán Jover antiguo comandante del ejercito republicano que había sufrido la represión franquista. En cuanto al nombre del protagonista, en un principio iba a ser Alcaraz pero siguiendo la euforia propagandística del franquismo se le cambió por Alcázar para asociarlo con el Alcázar de Toledo, un lugar muy promocionado ideológicamente. El rostro de Roberto Alcázar es el de José Antonio Primo de Rivera, el creador de la Falange, aunque el dibujante lo negó y dijo que se inspiró en su propio rostro. Pero es un tipo de fisonomía que los adictos copiaban. Es el patrón estético del hombre formal de la época, traje y corbata, bien afeitado, pulcro y con el cabello escrupulosamente peinado (con evidente uso de la brillantina).
La serie exalta la los valores tradicionales de la España de la época, desde el catolicismo, ya que los protagonistas acuden a misa los domingos, un hecho sin parangón en un cómic, más aún cuando son historietas de acción. Muestra sadismo contra los detenidos, a los que Roberto tortura sin escrúpulos. Y queda patente con las expresiones castizas de Pedrín cuando lucha con los malvados: “¡Toma jarabe de palo!”, “¡Aprende tío feo!”, “¡Cáspita!”, “¡Recastaña!”, “¡Sopla!”, “¡Toma, tío pelao!”.
Roberto Alcázar se le llegó a calificar en la Transición, de homosexual, en la seria apenas salían mujeres y las que aparecían eran malas. La presencia como figura paternal del héroe, y unos adolescentes inmovilizados y asexuados con complacientes servidumbres, etc. Aunque lógicamente sus autores lo negaron.




2 comentaris:

  1. Si que es igual que José Antonio Primo de Rivera. Jo n'havia llegit molts però és clar ni adonar-me'n de la semblança. Llegit ara fa una miqueta de por, oi?

    ResponElimina
  2. Tinc un amic de la colla que sempre que vol fer una interjecció divertida diu "Ostres Pedrin" i ho fa sovint. De Juan Centella en tinc un record llunyà i de Roberto Alcázar y Pedrin un record de lluita de bons contra dolents; donada la nostra innocència d'aquells anys mai no ho haviem associat amb El Movimiento Nacional o Falange.Gràcies per les teves lúcides apotacions.

    ResponElimina