diumenge, 7 d’agost de 2011

El calor a veces hace estragos o sugiere minicuentos.

Desidia

Fuimos durante muchos años muy amigas. Pero eso terminó. Nuestra relación se deterioró por momentos y de la forma más tonta. Resultaba inaguantable. Imposible llevar una conversación minimamente decente con ella. De modo que no tuve más remedio que matarla. No me dio otra opción. Últimamente se había puesto muy pesada. Metía la narices en todos mis asuntos. Me exasperaba su forma de actuar. Es más, me resultaba irritable. Así es que no pude aguantar más. No me tocó más remedio que acabar con ella. Pero lo peor no fue esto. Lo peor es mi desidia. Debido a ella no me ocupé de enterrarla y ahora la casa huele mal.

Dedicado a todos los amantes del Género Negro.

1 comentari:

  1. MOlt bo el conte, i s'agraeix la parte que me toca. Per cert, jo, no vaig ser lectora assidua de Hazañas bèlicas (era de nens) pero sí del Hombre enmascarado. Però sobretot ho vaig ser de Mis Chicas, que mai, però mai, no en sento a parlar ni mai no he trobat cap exemplar en cap llibreteria de vell. En saps alguna cosa? Estava patrocinada per la Sección Femenina, és clar, però m'interessaria saber-ne alguna cosa més.

    ResponElimina