dijous, 20 d’octubre de 2011



Seis años ya

Tal día como hoy, un 20 de octubre de 2005, moría en Mónaco, Jean-Michel Folon, el hombre que quería un mundo pacífico y bello, tal como él lo pintaba y dibujaba. A Folon le vino la fama inesperadamente, al enviar al azar, unos dibujos a las revistas The New Yorker, Esquire y Horizon. Gustaron mucho, tanto, que al poco realizó una portada para Time, a la cual le siguieron otras tres. Quién no recuerda a sus hombrecitos con sombrero, en tonos azulados, de cuyas cabezas salían los colores del arco iris o una lluvia de estrellas, de todo salía, menos un pensamiento pesimista.

Amnistía Internacional le encargó una ilustración para la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ilustró a Kafka, Borges, Prevert, Bradbury, entre otros. Intervino como escenógrafo en obras de Stravinsky y Boldoni. Para Woody Allen, realizó los posters de sus films: La rosa púrpura del Cairo y Septiembre.

Siempre fui un admirador suyo desde que lo descubrí con la publicidad que hizo para la Pluma 22 de Olivetti. En el 2006, y por casualidad, durante mi visita a Bruselas, hallé su Fundación Jean-Michel Folon en La Hulpe, en las caballerizas que mandó construir, junto a su castillo, el marqués de Béthune-Hesbignel, y que años después compró el químico e industrial Ernest Solvay. Fundación Jean-Michel Folon tiene 14 salas, donde se exhiben 300 obras suyas: diseños, pintura, posters, esculturas y diversos objetos creados por el artista. La entrada que da acceso a estas salas, es un enorme libro, y hay que esperar a que su gran portada se abra para poder acceder a su interior. Allí empieza un maravilloso recorrido por el mundo y la magia de Folon.

“La nature n’appartient a personne, parce qu’elle appartient à tout le monde”. Son palabras de Folon que merecían ser recordadas, cuando se cumplen seis años de su muerte.

Rafael Rodríguez-Bella



2 comentaris:

Maria Dolors Giral ha dit...

Que necessàries son les persones que com ell, saben trobar la bellesa i la poesia del món, sense deixar d'ésser crítics.

marisa ha dit...

Recordo perfectament a Folon. Fa anys quan encara anavem tots junts a classe ens es vas parlar i jo vaig fer un text que et vaig dedicar
seguint un dibuix d'ell. De memòria era un hombre sense cara amb barret, abric i maleta. Potser?