divendres, 28 d’octubre de 2011


Noche de teatro musical


Jueves 27 de octubre 20,30 horas: suena la potente introducción de la orquesta. Acaba de comenzar la representación de Los Miserables, musical con partitura de Claude-Michel Schönberg, letra de Herbert Kretzmer, basado en la novela del mismo título de Victor Hugo. Y así, con la misma potencia, hasta casi romper los tímpanos seguirá esta representación. Los intérpretes no cantan, chillan!! Incluso en las canciones más íntimas. Y no será porque necesiten hacerlo por hallarse en un gran escenario, que no es este el caso. El escenario es pequeño. Demasiado reducido para una producción de este tipo. Realmente la sensación de que me hallaba ante una representación de provincias. Algo que quedaba a las claras con la llegada de autocares cargados de gente mayor vestido todos para el “teyatru”.

El primer acto mal, el segundo acto peor, pero mucho peor. Ese segundo acto que tiene momentos muy espectaculares: las barricadas, la huida por las cloacas, la muerte de Javert y la muerte de Jean Valjean. Las barricadas han quedado reducidas a la mínima expresión, el primer hombre que cae abatido por la parte que no se puede ver (en la producción londinense las barricadas están sobre una plataforma giratoria y se le ve muerto entre las madreas) en esta producción sale al final de la escena que lo llevan muerto en un carromato tirado a mano.

La huida por las cloacas: desaparecen por una puertecita que hay en la derecha del escenario (en Londres destapaban la trampilla del suelo y bajaban).

La muerte de Javert: Se sube a la baranda de un puente sobre el Sena y se tira al agua. (en Londres había un puente en lo alto del escenario y se tiraba al agua y desaparecía) aquí la baranda está sobre el suelo del escenario se sube y salta al escenario para seguir cantando el final de la canción. ¡Terrible!

La muerte de Jean Valjean: (en Londres muere en un hospital, en la cama, viejo con el cabello blanco, junto a él una monja, y se le aparece Fantine muerta, para acompañarlo en el trance final) aquí Valjean, rubio igual de joven está sentado en una silla junto a la mesa (con un atrezzo que pensaba que iba a recitar Don Juan tenorio) aparece Fantine y se muere, sentado por descontado. Jamás hubiese pensado que pudiera hacerse unos Miserables tan malos. El público puesto en pie aplaudiendo, chillando, entusiasmado. Pero los que la hemos visto en Londres como yo, cuatro veces en el Victoria Palace. Salimos rabiando, cabreados. Me niego a cerrar esta elipsis.

Rafael.

5 comentaris:

Maria Dolors Giral ha dit...

Apa doncs, a por otra companyero que Siempre nos quedarà París (o Londres)

Maria Teresa ha dit...

La tenia en dos videos diferents i és una meravella, durant una temporada me la passava sovint... m'has deixat glaçada, volia anar-hi, potser també veure una gran diferència, quina pena.

Rafel ha dit...

Jo ting la representació amb motiu del 25e Aniversari que es va fer al Arena O2 de Londres que es el mateix que es va pasar al Icaria en directe. Si voleu podem fer un passi. I un altre en versió concert que també es va fer fa anys a londres. son una maravella!!

marisa ha dit...

Li he enviat el teu comentari al meu nebot Carles un entusiasta dels musicals que viatja a Nova York i Londres només per a veure'ls. Aquest concretament l'ha vist, com tu, més d'una vegada. Suposo que no li quedaran ganes.

Maria Teresa ha dit...

També tenia gravada la representació del 25 aniversari en video, amb els cantants d'arreu del món. Ara he eliminat tots els videos amb la TV nova, la que tenia ha fet puf... de tan antiga. M'apunto al pase.