dimarts, 11 d’octubre de 2011




(5)

LA CENSURA FRANQUISTA EN LOS COMICS

En 1951 se crea el Ministerio de Información y Turismo y las revistas pasan a depender de la Dirección General de Prensa, con una Junta Asesora de la Prensa Infantil. En esta junta hay representantes de Acción Católica, Comisión de Ortodoxia y Moralidad, Departamento de Prensa y Propaganda del Frente de Juventudes, etc. (Como puede verse la creme de la creme del reaccionarismo).

Y tenemos otro ejemplo en Flash Gordon: el malvado Ming mata cruelmente a su sacerdote. (Esta secuencia se pudo ver en la edición que se publicó durante la República). Con el franquismo instaurado, en los cuadernos “Las Grandes Aventuras” de la postguerra inmediata, el mismo editor, decidió suprimir la escena y la viñeta.

Y bajo la nueva Junta Asesora empezó a llegar la persecución a los escotes, los cortes en las faldas, a los tules, las piernas y espaldas desnudas, tapándolas a mansalva con tal de eliminar el impacto erótico.

En 1945 Franco supo maniobrar rápidamente a la vista de los acontecimientos mundiales con un maquillaje constitucional. Como ministro de Asuntos Exteriores puso a Alberto Martín-Artajo que supo moverse perfectamente en el Vaticano. Mientras la Ley de Educación Primaria tomaba el catolicismo como principal motivo de inspiración. Toda una pretenciosa y vacía declaración de intenciones cara el exterior y empezó a definirse la “democracia orgánica”. La Secretaría General del Movimiento desaparece y la censura pasa al Ministerio de Educación Nacional que pasa a manos de un falangista católico José Ibáñez Martín, militante de círculos católicos, decantándose hacia un cristianismo integrista. El aparato censor pasó al equipo de Martín-Artajo. Y a partir de los 50 además de tapar los cuerpos femeninos con vestidos imposibles, destrozando las bellas anatomías que dibujaba Alex Raymond, empezaron a desaparecer las armas de las manos de los personajes. Espadachines sin espadas, guerreros sin pistolas. Todo un baile de gestos absurdos, hasta el extremo grotesco de que los espadachines que alzaban sus espadas en la lucha, quedaban con el puño en alto.

Las amantes de los jeques eran convertidas en hermanas, para evitar adulterios, pero propiciando el incesto. Todo completamente demencial. Tal como se hizo en el film “Mogambo”.

CONTINUARÁ…

1 comentari:

marisa ha dit...

Al·lucinant! Realment em reafirmo en que encara hem sortit prou normals. Ara la creuada és diferent, ara és contra el tabac. Fa riure veure en Lucky Luke amb una branqueta de planta a la boca en comptes de la cigarreta. Si almenys fos una fulla de María, je,je.