dimecres, 9 de maig de 2012


No dispongo de imágenes de “Vesubio Express”, no se debió editar poster alguno.
He buscado por Internet y tampoco he hallado nada, así que pongo el poster de uno de los films en los que se proyectaba conjuntamente.


VESUBIO EXPRESS
(1953)


Cuando 20th Century Fox lanzó el nuevo sistema del CinemaScope, realizó toda una serie de cortometrajes documentales, como complemento para sus films, y así demostrar la calidad y ventajas del moderno sistema. Uno de los primeros fue el titulado “Vesubio Express” (1953), producido y dirigido por Otto Lang. Tenía una duración de 16 min. y estaba rodado en Technicolor. Buena parte de la filmación era aérea para mostrar espectacularmente el recorrido por la toscana, que hacia el tren que llevaba dicho nombre, muy parecido al actual AVE o TGV. Se salía de Milán habiendo visitado antes el Duomo, el Palazzo Sforza y el teatro de La Scala. Lanzados a gran velocidad, el moderno tren se dirigía a Nápoles, pasando por Florencia donde se visitaba la Cattedrale di Santa Maria del Fiore, la Gallería degli Uffizi, el Palazzo Vecchio, la pliazza della Signoria y el célebre Ponte Vecchio. Visto lo cual se seguía hacia Roma, allí se visitaba la Basílica de San Pietro, el Foro, el Arco de Triunfo… y finalmente se llegaba a Nápoles, se contemplaba la bahía de Santa Lucía, el castel Nuovo y por último el Vesubio, hasta llegar a su cráter.
“Vesubio Express” fue nominado al Oscar de 1954, en la categoría de Mejor Cortometraje.
En su banda sonora pudimos escuchar el movimiento final de la “Cuarta Sinfonía” de Tchaikowski, y su “Capricho Italiano”, interpretados por la orquesta del estudio de la Fox bajo la dirección de Alfred Newman. Aunque no lo podría asegurar al cien por cien, creo que fue en el cine Kursaal que lo vi. En cambio sí recuerdo perfectamente cuando lo volví a ver, en el Excelsior, primer cine de barrio equipado con la instalación del sistema CinemaScope y la categoría de reestreno preferente. Hasta aquel momento, en Barcelona, solo tenían CinemaScope los cines Fémina (que fue el primero en instalar el nuevo sistema con el estreno del primer film Scope “La túnica sagrada”) y el cine Kursaal. El Excelsior programó un “Festival CinemaScope” donde se pudo ver en una misma sesión: los cortos “Un día en las Vegas” y “Vesubio Express” junto con el largo “Decisión a medianoche”, NO-DO y un dibujo de Walt Disney.
En el VII Festival Cinematográfico Internacional de Cannes, este corto se ofreció como complemento a la proyección de “Duelo en el fondo del mar”, formando parte de la exhibición de las cualidades del CinemaScope en la primera jornada del Festival. En los cines de nuestro país, se exhibió de diferentes formas: conjuntamente con el film también en CinemaScope “Creemos en el amor” que transcurría en Roma. Y en sesiones de cines como el Galería Condal juntamente con otros documentales.
Resultaba una proyección de lo más atractiva, con unas bellas vistas y un montaje dinámico. La excelente partitura del “Capricho Italiano” se acoplaba muy bien en los momentos en que circulaba el Vesubio Express, en las tomas aéreas. Además todo adquiría una gran relevancia con el Sonido Stereofonico Magnético, de una potencia, nitidez y calidez extraordinarias, al estar grabado sobre pistas magnéticas, que resultaba muy superior al sonido digital actual demasiado frío y metálico. Los altavoces estaban repartidos: varios sobre la pantalla, otros por toda la sala en sus paredes laterales y en la del fondo, con lo que se alcanzaba un gran relieve. Una excelente partitura pues, servida con tecnología punta en aquellos momentos, para un corto de complemento.
Hay que tener en cuenta que la Fox exhibió documentales, en su mayoría musicales, para acompañar a todas sus producciones en CinemaScope, en sus inicios. Recuerdo que anotaba los que iba viendo:
El corto: “Ballet acuático”, conjuntamente con “Demetrius y los gladiadores”.
El corto: “Danzas Polovetzianas del Principe Igor”, conjuntamente con “El diablo de las aguas turbias”.
El corto: “Masa Coral de Wagner” con “El príncipe Valiente”.
Hubieron otros cortometrajes por descontado, pero no fueron musicales. Sí hubo una introducción en la misma película de “Cómo casarse con un millonario” de una Suite de Alfred Newman, muy en línea con Gershwin o Bernstein, un tema muy newyorkino, que interpretaba la orquesta de la Fox dirigida por su autor, en un escenario con un fondo de cortinajes azules. Este tema no está separado del film y lógicamente puede verse en el DVD que actualmente está en el mercado. La lástima es que no se editen estos cortos, pues los había de muy buenos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada