dijous, 3 de maig de 2012

cine y música







LOCA POR LA MÚSICA
(1937)

 Terminado con “Parsifal”, la Tcherina y los Estudios Orphea sigo con mis films con música clásica. Hoy hablaré de “Loca por la música”. Este film era un sencilla comedia de tono agradable, sin más pretensiones, puesto al servicio de su protagonista Diana Durbin. Tenía un buen ritmo y llena de buenos sentimientos, al estilo de Frank Capra, solo que su director fue Henry Koster. Se compusieron unas cuantas canciones para la joven actriz cantante que también se la hizo cantar un Aleluya de Mozart y un fragmento de La Traviata de Verdi. Cumplía con el objetivo para el que había sido concebida. Su argumento era el de un músico en paro que busca desesperadamente trabajo (el padre de la Durbin) con una serie de enredos típicos de una comedia, finalmente el buen hombre consigue reunir a 100 músicos que como él, también se hallan en paro, y logran que les escuche el director de orquesta Leopoldo Stokowski (que tres años después veríamos aparecer en “Fantasía” de Disney, saludando a Mickey). Stokowski fue lo que ahora dicen un personaje muy mediático allí en Hollywood. Bueno pues los 100 músicos interpretan para este hombre, de pie en la escalinata de su casa, la Rapsodia Húngara nº 2” de Franz Liszt. Y Diana Durbin acabará cantando con la orquesta dirigiada por Stokowski. Gracias a sus números musicales la película consiguió el Oscar en 1938 a la mejor banda sonora. Y a mi me tuvo clavado en la butaca del cine Gloria, sin moverme ni un ápice.





1 comentari:

  1. Toma, i a mi! que farta, el que es diu "jartita" de la Shirley que em posaven com a exemple, la Durbin va ser com una bufada d'aire fresc.
    Després, de gran, he entès la passió de les mares per la Temple (sense compartir-la)i el meu rebuig visceral a tal exemple.

    ResponElimina