dijous, 24 de maig de 2012

RELATO


6


6. Pero nada más lejos de la realidad, la estancia estaba impoluta, era un dormitorio de paredes color crema con una ancha cama en medio de dos mesillas. Una lamparita deba una luz rojiza. Y allí por un instante creyó ver dos cuerpos en plena lucha, a ratos estaba el uno sobre el otro y segundos después era el otro en que se hallaba sobre él, atenazándolo con sus muslos. Ambos gemían fuerte. Fueron solo unos minutos, enseguida comprendió de que se trataba de una pareja de amantes. Lo visto la noche anterior le hizo pensar que la truculencia continuaba. Pero aquello era diferente. Aquellos dos seres estaban en el mismo escenario del crimen ¿cómo podía ser? No existía ni la menor huella de lo sucedido. Se quedó allí quieto, aguardando el final. Se preguntaba si terminada aquella batalla de sexo, y uno de los dos sufriría el descuartizamiento.
CONTINUARÁ…

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada