dimecres, 4 d’abril de 2012


SEMANA SANTA

Desde hace unos cuantos días este blog casi tiene un tinte monocolor y rige el silencio en lo que se refiere a escritos y comentarios. Supongo que será porque se acerca Semana Santa y todos marchan fuera. Hoy es martes de Semana Santa, estamos en 2012 y ya empieza a notarse que nos invade el silencio en la ciudad, pero no por cuestiones de recogimiento religioso, simplemente se trata de la ausencia de ciudadanos y de tráfico en las calles, porque el personal va desfilando para disfrutar de estas cortas vacaciones de Pascua. Eso me ha hecho pensar que resulta muy distinto de lo que sucedía antaño. En los años 40, a partir del mediodía del llamado Jueves Santo, estaba prohibido circular en coche (habían pocos no obstante) y en carro, por las calles de Barcelona. Prohibición que se levantaba el Sábado de Gloria. Entonces era el sábado, el llamado de Gloria. La ciudad pues, se sumergía en el más absoluto silencio. Algo inconcebible, si pensabas que en todo el mundo la vida seguía sin interrupción. Silencio sobre todo el Viernes Santo, en el que también dejaban de circular los tranvías que hacían demasiado ruido. La radio, durante toda la semana solo emitía, además de anuncios y noticias, música sinfónica, generalmente Bach y Bethoven. Excepto el viernes que solo retransmitía actos litúrgicos, procesiones (Radio Nacional conectaba por diversas ciudades andaluzas) y en Barcelona se retransmitía “El sermón de las siete palabras” y la “Adoración de las llagas del Santo Cristo de Lepanto”, desde la explanada de la Catedral. La semana empezaba, para los seguidores de estos eventos, con las visitas a “los monumentos” que según decían los entendidos en la materia, debían visitarse de tres en tres, nunca en números pares, ignoro el por qué. (Los monumentos eran decoraciones de los altares con las palmas y palmones que entregaban los fieles a la iglesia de su barrio, mientras las figuras de los santos estaban cubiertas con fundas de tela de color morado). Los teatros permanecían cerrados y solo a unos pocos cines, normalmente cines de reestreno, se les permitía abrir con la condición de proyectar insoportables películas pseudo-religiosas y así, de manera que, por esas fechas surgían cada año los mismos títulos, como: La mies es mucha, Molokai, Parsifal, Los milagros de Lourdes, El mensaje de Fátima, La señora de Fátima, Fray Escoba, Marcelino pan y vino, El judas, y en los últimos años, de aquel fervor eclesiástico, hacia finales de los 50 y principios de los 60 aparecieron los Ben-Hur (curioso el hecho de que en este film como en el de Molokai, los leprosos eran motivo de redención), Rey de reyes, y La historia más grande jamás contada. Fueron años casposos llenos de beatas, con rosarios en la mano, que olían a naftalina y cirio. Años en los que triunfaba aquella Iglesia que ahora les gustaría, a la Conferencia Episcopal y a muchos otros, que volviese. Eran tiempos de intolerancia, en los que eran mal vistos los que no iban a misa y que se exponían a ser denunciados a los alcaldes de barrio, que acostumbraba a ser algún tendero, en cada zona.

Rafael R.B.

4 comentaris:

  1. Jo estic a Barcelona però molt liada fent d'àvia. Cada dia entro i llegeixo els teus comentaris. No puc opinar perqué no tinc prou coneixements.
    Avui he llegit tot això de la setmana santa que per a mi no te cap connotació negativa. Potser es perque a casa ens agradava anar tots junts a recòrrer els Monuments (no sabia això del número impar)i col·lecionar les "estampes" que donaven a la porta de l'esglèsia. Ara m'assabento que no podian circular cotxes; si recordo la música sacra a la ràdio i el dissabte de Gloria sortir al safareig amb les tapadores de les cassoles per anunciar que Jesús havia ressucitat. I les pel·lícules que encara miro si les fan.
    Ja veus, dues versions d'un mateix fet.

    ResponElimina
  2. Molt bé. Es un descans sapiguer que hi a qui et llegeig. A mi em desanima molt veure que son pocs els que escribiu i menys els que comenteu. Mes d'un cop he estat tentat de deixar-o. Per a mi el mes divertit de la Setmana Santa era el repicar de les tapadores de les cassoles i les "carraques" a l'esglesia. Mai m'agradat els assumptes de l'esglesia, d'aquesta i de cualsevol altre, ja ho saps, considero que son represives. Pero tan saval, cadaescú ha estat marcat per la seva infancia, per bé o per mal. I es el que arrosaguem. Res a dir. Jo sols he fet un record des del meu punt de vista. Segur que existeixeb molts d'altres. Pero per demunt de tot gracies per lligirme. Rafel.

    ResponElimina
  3. Vaig començar la meva col·lecció de devocionaris amb el de la iaia Lola, que jo feia servir per anar a visitar monuments dijous sant.
    El temps ha canviat i ara les devocions són folklore i els devots es traslladen de població, a veure qui té la processó més lluida per acompanyar un Jesús que era senzill i no tenia res a veure amb aquestes idolatries i pompositats.
    Pot ser que blogs i respostes tinguin més gent perquè siguin vacances i disposin de temps. O menys perquè n'hi ha que es prenen descans o, al contrari, tenen més feina. Cal tenir paciència. Per al cos convé la rutina ben entesa.
    Ànims i endavant sempre.

    ResponElimina
  4. Quina sorpresa! trobar una entrada de l'Olga Xirixachs, suposo que és l'escriptora tarragonina, si llegeixes aquest comentari, dir-te que sóc lectora assídua teva a Foc Nou, una revista que no em perdo cap número. Benvinguda.

    ResponElimina