dimecres, 2 de juny de 2010

PEPITO GRILLO Y "MAMÁ"

Mamá vivía en Manhattan. Y Manhattan fue el escenario que la vio partir. Ahora su viejo caserón de Chelsea ha quedado solitario. Quizá se llene de verdaderas arañas sin importancia y se cubra de polvo, mucho más del que normalmente había, al no estar allí su dueña Louis Bourgeois. Una de las más importantes artistas desde hace muchos hasta hoy.
Debo confesar que me interesé por ella a raíz de las enormes arañas esparcidas en Londres y corrí a retratar a “Mamá” que instalaron en el Guggenheim de Bilbao. Sentí una extraña excitación al tenderme en el suelo justo debajo de aquella enorme viuda negra.
Traté de experimentar en mi apasionado cerebro, el pánico que hubiese sentido de ser real aquel arácnido de acero. Pero cuanta belleza contenía, vista desde mi insignificancia. Me pareció, por un instante que me hallaba dentro de aquel film de Jack Arnold “El increíble hombre menguante”.
Aquella araña de acero se apoderó del buque anclado en la ría, contenedor del arte de los grandes. No pude resistir al deseo de querer conocer la obra de aquella DAMA en mayúsculas. Y no me defraudó. He pensado, y más de una vez, en la suerte que han tenido todos aquellos artistas jóvenes que fueron recibidos en el salón dominical de Bourgeois, para animarles en la entrega con pasión de la elección hecha. Se abría por completo. Les aconsejaba. Solo pedía amar el arte.
Rafael 2 de junio 2010

1 comentari:

  1. Entono el "mea culpa" per no conèixer Louise Bourgeois i les seves Spider Mama. He entrat a Internet, he vist les seves fotos (quina dona més interessant), he llegit la seva biografia i he vist les imatges de les seves obres. ART en majúscules!

    ResponElimina