dilluns, 10 de març de 2014

“The iron horse”


V
“The iron horse”
(El caballo de hierro)

            “The iron horse” (El caballo de hierro) es un film de 1924, dirigido por John Ford, dentro de su etapa de cine mudo. En él se muestra la epopeya de la extensión y enlace de las líneas ferroviarias de la Unión Pacific y la Central Pacific y el viaje que emprenden, tras la autorización del presidente Abrham Lincoln, para la construcción de la línea transcontinental, el contratista y el topógrafo, para localizar ese punto de encuentro que han de tener las dos compañías, pero que coincidirá con el enfrentamiento de los indios a causa de los intereses de un terrateniente. El film fue considerado como el mejor western de la época muda de John Ford. Una película que contiene, al cien por cien, el espíritu de la aventura, con el tren de por medio, cuando Ford la rodó, ya tenía la experiencia de cerca de cincuenta películas filmadas, la mayor parte de ellas westerns, eso hizo que fuese tan bien valorada, por el conocimiento que demostró. Hay varios momentos cumbre: el ataque de los cheyennes al tren, donde se ven proyectadas sus sombras en los vagones, el asesinato del padre del protagonista, el ataque de los indios a los trabajadores extendiendo la línea y la batalla final. No falta, por descontado, la historia de amor, protagonizada por George O’Brien y Magde Bellamy, en medio de esta epopeya. Fue una gran superproducción por deseo exprofeso de su productor William Fox, quién llegó además, a considerar que la protagonista tenía poca presencia y mandó rodar unas escenas adicionales con ella, por otro director, y que después añadió por su cuenta al montaje de Ford, y que éste, montó en cólera cuando lo vio.
            Algunas cifras que la Fox dio sobre el rodaje: 3.000 figurantes, 800 indios, 1.300 bisontes, un regimiento del ejercito, 100 cocineros para alimentar a todo el equipo, 2.000 caballos, 10.000 cabezas de ganado, 2 locomotoras auténticas. Se construyeron dos ciudades para las tomas generales. El rodaje durante los meses de febrero y marzo, resultó complicado, las temperaturas bajaron a  -25º y -30º, el productor terminó ordenando que se parara el trabajo, pero Ford no le hizo caso y siguió adelante, con lo que logró gran verismo a su historia, beneficiando la obra considerablemente, aunque a costa de muchos sufrimientos personales. 










           









1 comentari:

Maria Dolors Giral ha dit...

Quant devien cobrar els bissonts?