dilluns, 3 de març de 2014

CINEMA


III

“The lonedale operator”

            En 1911, hace de ello 103 años, David Wark Griffith rueda en California este film, que se tradujo como “Salvada por el telégrafo”, con guión del gran Mack Sennet, cuyo verdadero nombre era Michad Sinnot, el rey del “Slapstick”.
            “The lonedale operator”, dura tan solo 17 minutos y pertenece al período que Griffith trabajó para la Biograph. Es importante para la historia del cine, porque contiene los hallazgos que hizo su director del lenguaje cinematográfico que dan valor e intención dramáticos que hasta entonces apenas se habían dado en los films. Aquí ha depurado todo cuánto él y otros había hallado narrativamente. Encontramos el uso del primer plano (la llave que sostiene en la mano la protagonista, simulando un arma) y el uso de la acción paralela. Ambos recursos creados por Griffith.
            La historia es muy sencilla: Una muchacha se hace cargo del telégrafo de una solitaria estación de ferrocarril, al caer enfermo su padre, ocupando su puesto. Se entera que el próximo tren va a entregar la nómina de una empresa minera. Pero el tren, trae además, dos ladrones que pretenden robar el dinero. Sola telegrafía pidiendo ayuda, y mantendrá a raya a los rufianes, hasta que el refuerzo.
Con este film, Griffith, ya muestra su revolución expresiva que le separará cine-teatro que se hacía, por medio del montaje, muestra acciones paralelas y la aceleración progresiva de la acción, contando para ello con la utilización del plano general, plano americano y el primerísimo plano o plano detalle (close-up). Además mezcla romance, drama, suspense, incluso una pincelada de comedia hacia el final. Y mantiene tres acciones paralelas: el interior de la oficina de telégrafos, el exterior con los ladrones y el tren que va al rescate.  






3 comentaris:

Maria Dolors Giral ha dit...

Segueix aquests temes. Ens ensenyen molt. No en faràs un recull ?

Maria Teresa ha dit...

"Cuanto sabes... jo sóc una mera espectadora i res més, segueix que així aprenem.

Marçal ha dit...

Caram, quina pel·lícula.... i es del 1911!!

Efectivament, tal com dius, sorprèn la utilització de un llenguatge que s’estava creant, i que correspon a una nova forma de expressió que es el cinema.
També m’ha cridat la atenció la perfecció de la il·luminació i la expressivitat gens forçada però molt descriptiva de la interpretació, sobre tot de la noia