dissabte, 1 de març de 2014

teatro


La puesta en escena


He decidido llevar a la escena, una obra que no existe. Que aún no se ha escrito. Me gustan las dificultades. Eso es lo que intento transmitir a mis actores. Creo en aquello que se suele decir, que en las dificultades, es cuando el individuo se crece. Bien, pues, espero que en las circunstancias en las que me hallo, surja el milagro. Señores, ésta es la cuestión. Así que manos a la obra.
Se ha hecho un espeso silencio. Uno de los actores pregunta, ¿pero qué obra? Una que no existe. Una que todavía nadie ha escrito. Acabo de decirlo o ¿es qué no me ha entendido? Sí, claro que lo he entendido, pero lo que no entiendo es lo que vamos a ensayar, a interpretar. ¿Me entiende lo que yo le digo? Por supuesto que le entiendo, pero precisamente ahí está lo interesante del caso y ustedes deben interpretarlo y sacarlo adelante, sin más preguntas, porque no hay respuestas. Yo no las tengo. Son ustedes los que deben hallarlas. Superar esa dificultad. Eso es lo apasionante de su trabajo. Yo solo me limitaré a orientar su interpretación, para que sea creíble y el público pueda captarlo. Es más, precisamente lo bueno de este trabajo, es que está abierto a cualquier camino. Sin imposiciones. Sin corsés de ningún tipo. Es un trabajo libre. ¿No les estimula eso? Pues debería. Pocas veces se presenta una posibilidad como ésta. Es lo que todo buen actor espera que le llegue a sus manos, créanme. Ande, ande, déjese de divagar y preguntar tanto y sumérjase en el rol que le corresponda. Solo es cuestión de empezar, lo demás viene solo. Va surgiendo espontáneamente, ya lo verá. ¡Qué les voy a decir! Son ustedes actores y actrices experimentados y saben o deberían saber, cómo atacar el tema. Sino ya me lo dirán de aquí a unas semanas. Ah! Y la empresa espera sea un gran éxito. El éxito de la temporada. Algo que todos necesitamos. ¡A trabajar señores!

2 comentaris:

marisa ha dit...

Com m'agradaria tenir aquesta oportunitat! Ha de ser apassionant.

Maria Dolors Giral ha dit...

Precisament aquesta és la oportunitat del creador. No és altra cosa que agafar la ploma (o el que sigui) i posar-te devant d'una poàgina en blanc.