dimarts, 24 de desembre de 2013

TEATRE



La Rosa Tatuada de Tennessee Williams, es una obra situada en el profundo sur de EEUU, cargada de sexualidad y represión. El temperamento apasionado, carnal de unos sicilianos emigrados, contrapuestos a los nativos americanos. Pasiones desenfrenadas. Represión sexual impuesta desde siglos por la Iglesia. Enfrentamiento de una joven viuda, con el sacerdote de la comunidad. El ¡qué dirán!, de los vecinos. El no vivir, entre lo que en el fondo se desea y el guardar las apariencias. El chismorreo de las vecinas, siempre pendientes de la vida de los demás. Todas las convenciones de una sociedad que aparenta libertad, pero que está anclada en ideas anticuadas y represivas. Ese es el gran drama que plantea La Rosa Tatuada, la obra que su autor escribió en Barcelona, en el Hotel Colón, para Ana Magnani que había conocido en Roma. En ella hay una gran parte de autobiografía. El novio de Williams, por ejemplo, era siciliano y camionero, como el protagonista.
La podéis ver en el TNC hasta el 2 de febrero de 2014 y en la Filmoteca el film de Daniel Mann el 14 de enero, con coloquio después de la película, con el equipo artístico de la obra teatral dirigida por Carlota Subirós.