diumenge, 15 de desembre de 2013

PANEM ET CIRCENSES / viatges

Per a quan una sortideta, company i companyes lletraferits?

La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el ministro delegado de Transportes de Francia, Frédéric Cuvillier, presiden este domingo el estreno de la conexión internacional en alta velocidad entre Barcelona y París sin necesidad de transbordo en la estación de Figueres-Vilafant (Alt Empordà). Los responsables políticos, a quienes acompañará por parte de la Generalitat el 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, viajarán hasta Perpinyà en un tren especial.
Sin embargo, este mismo domingo se habrá inaugurado la línea para todos los usuarios, con dos trenes diarios por sentido entre Sants y la parisina Gare de Lyon. También se abre un trayecto diario por sentido entre Marsella y Madrid, del mismo modo que los AVE de Renfe comienzan a circular entre Barcelona, Toulouse y Lyon.

Seis horas y 25 minutos

Pastor y su homólogo galo se encontrarán en la estación barcelonesa y subirán a bordo de un TGV Dayse de la operadora Société Generale des Chemins de Fer (SNCF) en el que, sin parar en Girona ni Figueres, llegarán a Perpinyà. Ese mismo transporte especial, donde también viajarán autoridades de todo rango y los presidentes de las operadoras ferroviarias, Julio Gómez-Pomar y Guillaume Pépy, regresará a Barcelona a primera hora de la tarde del domingo, después del acto protocolario en un teatro cercano a la estación de la capital de Languedoc-Rosselló.
El viaje entre París y Barcelona se hará a partir de hoy en seis horas y 25 minutos, alrededor de 20 minutos menos de lo que se hacía hasta ahora y, sobre todo, sin el incómodo cambio de tren que era obligatorio para proseguir el viaje. La línea se estrenó a principios de enero y, a pesar de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo que la conexión se completaría en abril, esto nunca se produjo y tampoco se explicó oficialmente el porqué.

Entre 59 y 170 por trayecto

Las operadoras estiman que en el primer año atraerán un millón de viajeros. Solo desde que se pusieron a la venta los nuevos trayectos hacia Francia se han comercializado 30.000 billetes. El precio entre Barcelona y París oscila entre los 59 y los 170 euros.