dimecres, 18 de desembre de 2013

NOLAN

7. ¡Huston, tenemos un problema!

Cuando llegué a su casa, todo parecía estar en calma. Me abrió la puerta sorprendido.
—¿Tu por aquí, tan temprano? ¿Qué sucede?
Saqué el periódico del bolsillo y le mostré la portada.
—¡Qué notición y yo sin enterarme!
Aquello me descolocó.
—Entra te enseñaré algo.
Me hizo pasar a la cocina.
—Mira,—y me mostró el diario— lo estaba leyendo mientras desayunaba y precisamente quería telefonearte.
En portada aparecía mi foto, junto al titular: “Pretendía denunciar a su amigo, el prestigioso detective Nick Nolan, por un caso prostitución”.
—¿Qué me dices de esto?
Me quedé blanco.
—No puede ser, dije, es el mismo periódico y del mismo día y con portadas diferentes.
—Salgamos a comprar otro ejemplar, si te aparece. Estoy intrigado por la portada que podamos encontrar.
Salimos cada uno con nuestro ejemplar en la mano. Compramos el periódico. En la portada una foto del asesinato de John F. Kennedy, en el día que se cumplía su veinte aniversario y dos políticos más, imputados por prevaricación, como venía sucediendo últimamente, con el partido de Gobierno. Nada más. Miramos en el interior, tampoco se hablaba de nosotros. Decidimos seguir caminando, en silencio, con la misma idea: ir a otro quiosco. Y el mismo periódico que el anterior. ¡Nada! Cruzamos miradas, con el ceño fruncido.
—Huston, tenemos un problema— fue todo lo que dijo Nolan.