dimecres, 22 de desembre de 2010


TODO ES POSIBLE EN PARÍS

6
En el Jeu de Paume


Últimamente ha descubierto el íntimo placer de escribir. Escribir en la soledad de la noche. Rodeado del silencio y la oscuridad en la que está sumergida la ciudad. Su calle. Su propia casa. Vigilado de cerca por sus libros, los considera guardianes de su soledad. Que contemplan lo que escribe, su calidad, su significado. Él lo sabe y se siente observado y le satisface, entre otras cosas, porque es como siente su proximidad, su abrigo. Solo aspira a formar parte, algún día, de esa literatura que le acompañó siempre y que le ayudó a interpretar el mundo y los sentimientos más escondidos. Si pudiese lograr él lo mismo, piensa, si sus escritos pudiesen estar al mismo nivel que todo lo leído, que feliz sería. Y con solo pensarlo, se emociona. Y recuerda entonces, la exposición del Jeu de Paume sobre Émile Zola y André Kertész “L’intime plaisir de lire”, donde el escritor fotografía y el fotógrafo lee. En la introducción se decía: “Leer, escribir, fotografiar…tres actividades que dan acceso a la comprensión, a la representación y a la interpretación del mundo”. Recuerda cómo se quedó allí, frente a este texto, pensando que también él había aprendido de su padre a fotografiar, a saber encuadrar con intención, poniendo los cinco sentidos. Y cómo le confortó saberlo.
Mira el desorden de su mesa, allí están entremezclados, textos, fotos y libros. Esta vez le ha parecido un bendito desorden.

Rafael diciembre 2010

3 comentaris:

Maria Teresa ha dit...

Tant de bo que "el bendito desorden" duri per sempre. M'agrada el ritme d'escriure que fa temps has agafat.

marisa ha dit...

"Bendito desorden" Rafael i que sigui per molts anys!!!

Maria Dolors ha dit...

Bé, bé,bé!