dilluns, 25 d’octubre de 2010


25. Para empezar, situémonos en los 50.

Los 50 se convirtieron en la década de las novedades técnicas. Una época que en Hollywood se vivió especialmente agitada. Al término de los 40 soportó una salvaje huelga, la Caza de Brujas, los sindicatos exigiendo, los artistas reclamando mejoras de todo tipo, y por si fuera poco se vieron acosados por lo que calificaron de desleal competencia: la TV. Una novedad que el público acogió con tal entusiasmo que prácticamente dejó las salas de cine vacías. Preferían quedarse en casa y no gastar. A causa de ello los ejecutivos, nerviosos, empezaron a moverse. En consecuencia, en junio de 1952 se rueda la primera película con el sistema Gunzburg, conocido por el nombre “Natural Visión” o sea, un film estereoscópico. En otras palabras, se trataba de las 3-D y llevaba por título “Bwana Devil” estrenándose en Los Ángeles el 22 de noviembre del mismo año. En Barcelona lo pudimos ver en mayo de 1953, presentado en el cine Windsor, con el título “Bwana el diablo de la selva”.
Se había dado pues, el pistoletazo de salida a las nuevas tecnologías. Pero la imperfección que ofrecía la proyección de films en relieve, sumado al escaso interés de las historias, pronto haría bajar la asistencia del público.
No entraré en las vicisitudes que sufrieron las 3-D ni enumeraré los films. Pero sí tengo que referirme al primer y único film musical rodado con este sistema en Hollywood: “Kiss Me Kate” (1953) dirigido por George Sidney e interpretado por Kathryn Grayson, Howard Keel, Ann Miller, Bob Fosse, Keenan Gin y James Whitmore. Fue producido, como no, por Arthur Freed para la MGM.
El film resultó un gran fracaso, a pesar de los excelentes números de baile y las brillantes canciones debidas al genio de Cole Porter. La culpa no hay que echársela a sus creadores sino al sistema utilizado. El público pronto se hartó de la molestia de las gafas de cartón, la imperfección de la imagen en muchos momentos. Además, por aquellas fechas se estaba ofreciendo una imagen espectacular en “Esto es Cinerama” (1952) y también ese mismo año, se estrenaba el primer CinemaScope “La Túnica Sagrada”. Todo fue sumando para sentenciar el relieve.
Y lo que a nosotros nos interesa en este blog, de momento, es que el CinemaScope también produjo musicales. De esto hablaré a partir de ahora. Continuará…
Rafael. Octubre 2010.