dimecres, 23 d’octubre de 2013

viaje


7
Viaje al País de Pinocho


Esta vez, no he querido poner ninguna imagen, ni de Vernante ni de Pinocho, aunque llegue a nombrarlos. Esta vez, quiero referirme a lo que, para mi significa viajar, trasladarme, dejar mi casa, mi estudio, mi mesa de trabajo. Al viajar, y cuando lo hago, es porque llevo una idea en la cabeza, en mi mente, que va ligada a experimentar, buscar. No concibo el viajar por viajar. Cuando me marco un recorrido, es porque me interesa, siento la necesidad de ver aquello que espero me aporte sensaciones, incluso aquellas que ni se me habían ocurrido que existiesen y me obliguen a dialogar conmigo mismo, como lector de esas imágenes, paisajes, arquitecturas, que presuponía que existían, que se hallaban allí, esperando a que alguien las redescubra y con ellas me empape de sabiduría. Vernante ha sido uno de esos lugares y el Pinocho que allí esperaba encontrar, y que he hallado, me ha narrado un sinfín de cosas y cuando hablo de narrar, me refiero a que le he sacado partido a su creación. He experimentado con las sensaciones que me han transmitido sus ilustraciones, la composición y compaginación de sus páginas, los comentarios que me han ofrecido quienes llevan muchos años trabajando en ello. Eso es en definitiva lo que me interesa y busco cuando viajo. Necesito ver recompensado el esfuerzo de trasladarme y saber que regresaré a mi espacio diario, enriquecido de sensaciones, de ideas, y lo más probable, por no decir que seguro, mis pensamientos se habrán renovado y seré otro, siendo el mismo. Si lo logro, me habrá servido de mucho.

1 comentari:

marisa ha dit...

No hi ha dubte que aprofites bé els viatges!