dissabte, 26 d’octubre de 2013




ANTOHONY CARO


En el 2006 tuvimos la suerte de contemplar las esculturas de Anthony Caro en La Pedrera. Piezas de gran formato, además de su famosa obra “El juicio final”, situada en un edificio enfrente del de Gaudí. Fue todo un privilegio, y que luego viajó a Bilbao y Madrid.
Ahora, el que había sido el ayudante, en sus inicios, del otro gran escultor inglés Henry Moore, nos ha dejado. Falleció el pasado miércoles de un ataque de corazón a la edad de 89 años.
El escultor se había comprometido a seguir trabajando hasta los 100 años y de hecho, presentó el junio pasado en Londres, la última exposición de sus trabajos. 
Pensándolo bien, lo que ocurre, es que aquí, en nuestro país, se ha hablado poco de él y resulta prácticamente desconocido por nuestro público y no debería ser así, dada su importancia artística. Pero ya se sabe, en cuestión de arte siempre hemos estado a la cola de Europa.  

1 comentari:

Maria Dolors Giral ha dit...

Home, tampoc no exageris que tant Caro com Moore sí que són coneguts. Per suposat no de la majoria però sí de la majoria culta.