dissabte, 5 d’octubre de 2013

 TAMARA DE LEMPICKA
 CAMILLE CLAUDEL
SUSAN VALADON

Un artículo de El País
y el de Mª Dolors me ha hecho escribir


Estos días, estoy metido en hallar información sobre la tipografía que utilizó en carteles y títulos de crédito, Walt Disney en sus películas. Esto me ha llevado a conocer el “Museo de la Familia Walt Disney” en San Francisco, California. Buscaba a quién dirigirme y me he encontrado que la Fundadora es su hija Diane Disney y que la Presidenta, además de Directora Ejecutiva es otra mujer: Gabriella C. Calicchio, pero aún hay más, La Directora Creativa de la Biblioteca de Investigación en Animación, además de Comisaria de Exposiciones es otra mujer, Lella Smith. Sorprendido, porque ante este plantel de mujeres, uno tiene que sorprenderse, dado que vivimos en un mundo de hombres. Y me he preguntado: ¿Hay algún museo en nuestro país con tantas mujeres en los primeros puestos directivos de un museo? Saco esto a colación, por el artículo de Mª Dolors, sobre la pintora Ángeles Santos. A Ángeles, los que la conocían y los que no, la llamaban “Angelita”. Reducían así su nombre por el hecho de ser mujer. Pongamos por caso que hubiese sido un hombre ¿Lo hubiesen llamado “Angelito”? Fue también la hija de… y más tarde la esposa de… Todo menos Ángeles Santos, la gran pintora surrealista, la que pintó el lado oscuro de este mundo, con un estilo inconfundible. Pero por eso, al final, fue recluida, en pleno éxito. Se la sacaron de en medio, por ser demasiado incómoda, por ser mujer.
Y así, como ella, hubieron muchas otras. Las mujeres no están en los libros de la Historia del Arte, de la Literatura, de la Escultura, de la Arquitectura, del Cine. Ya decía en su libro, Ángeles Caso, que ¿quién asegura que solo fueron hombres los que pintaron en las paredes de las cuevas, en la prehistoria? Pero, quién ha escrito la historia: ¡Los hombres!
Aunque no se les quiera dar renombre y ponerlas con la misma relevancia que a los hombres, LAS HUBO, y tienen nombre: Artemisa Gentilleschi, Laviana Fontana, Luisa Roldán, Constance Charpentier, Camille Claudel, Susan Valadon, etc., etc.
Esas artistas existieron, en menos cantidad que los hombres, ¡claro! ¿Acaso tenían las mismas facilidades que ellos? Que valoren el trabajo que haces, te da autoestima y eso es algo que todos, todas, necesitamos para seguir adelante. Que quede claro: el arte, la inteligencia, la inspiración y todo lo que queráis, no es cosa solo de los hombres.


PD: Blog de pintoras: http://mujerespintoras.blogspot.com/
También el libro “Las Olvidadas: una historia de mujeres creadoras” de Ángeles Caso.

2 comentaris:

Maria Dolors Giral ha dit...

Olè. La revindicació és doblement interessant per venir d'un home. Gràcies Rafel per la part que em toca. I un incís, aquí, durant molt de temps la majoria dels museus estaven en mans majoritariament de dones, ja siguin directores o conservadores.; ara ja no ho sé.

Rafel ha dit...

El MNAC, el MACBA, el Reina Sofía, el Prado, CaixaForum, el Picasso ahora lo lleva un hombre, sigo…