dilluns, 5 de desembre de 2011

Unas cuantas visiones más:


visiones

¿Qué demonios estaba haciendo allí, solo, frente al cuaderno de matemáticas y el problema escrito en la pizarra, si jamás logró aprenderse la tabla de multiplicar? Se levantó y salió. De sus oídos nunca desapareció lo que le dijo el profesor antes de dejar la clase: “Nunca llegarás a nada muchacho”.

visiones

Qué demonios estaba haciendo allí, solo, le preguntó su amigo al llegar. Él trató de explicárselo pero un nudo en la garganta se lo impidió, mientras le saltaba una lágrima. El amigo comprendió. Quedó claro que la operación del niño fue mal.

visiones

Qué demonios estaba haciendo allí, solo. Lo encontraron sentado en la mesa del bar de siempre, haciendo solitarios con unas viejas cartas. ¿Qué queréis que haga respondió? Se terminó el trabajo, se terminó el paro, se ha terminado todo. Solo me queda el recurso de las cartas. Eso o pongo fin a todo.

visiones

Qué demonios estaba haciendo allí, solo, abandonado a su suerte. Había subido a lo alto de la roca de los suicidas. Tenía la mente turbia. Y en unos segundos de lucidez, decidió saltar al vacío.


Hasta aquí estos textos que he ido poniendo en el blog y que fueron escritos el día 28 por la noche de las 23 horas hasta las 3 de la madrugada. Visto que os han gustado he seguido escribiendo más. Ya los iré poniendo. Gracias. Rafael

3 comentaris:

marisa ha dit...

¿En una sola nit d'insomni? De què no seràs capaç si segueixes!

Malole Masip ha dit...

Rafel: Fins ara no havia pogut entrar, ara m'hi poso. Acabo de llegir els texts d'avui i em semblen molt interessants. Fins aviat

Maria Dolors Giral ha dit...

I si el teu protagonista de les visions provés de menjar una mica de formatge fos?