dijous, 1 de desembre de 2011


Me dedico a clonar

Al fin me he dado cuenta de que lo que hago es dedicarme a clonar, si he de creer en las palabras de Antonio Tabucchi. Él decía que “el escritor termina, un momento u otro, por escribir temas recurrentes, obsesiones, más bien. Podría decirse, según él, que las obsesiones son las clonaciones de nuestro pensamiento, porque regresan una y otra vez idénticas a sí mismas”.

Cualquiera que siga los textos de un escritor, no importa cuál, se dará cuenta de ello. De manera que este comentario de Tabucchi me ha hecho reflexionar sobre lo que yo vengo escribiendo. Quizá, entre otras cosas, debido a leer hasta la obsesión, a un escritor obsesivo donde los haya: Enrique Vila-Matas. Yo diría, el rey de las clonaciones.

Mis clonaciones pueden enumerarse perfectamente sin dificultad alguna: el cine, la literatura, la crítica política y religiosa, el arte. Esto me permite enlazar con otro comentario de Tabucchi: “En un mundo como el nuestro, en el que la geografía ha sido usurpada por el turismo, es un alivio que exista lo imaginario. También la televisión usurpa nuestra libertad de imaginación y nos vende una realidad hecha a medida”. Por eso mismo, apenas veo televisión, si lo hago acabo teniendo la certeza de estar perdiendo el tiempo y lo que es peor: siento que me están haciendo un lavado de cerebro. Prefiero leer y escribir, aunque sean clonaciones. Con la tele podría aplicar aquello de: “Si hablo no pienso y si pienso no puedo hablar”, solo es cuestión de cambiar el verbo.

Rafael

1 comentari:

Maria Dolors Giral ha dit...

Com vols que no sigui així? De nosaltres només pot sortir el que és nostre. I aquí podria posar una sèrie de refranya que la saviesa popular adapta al tema : de l'abundor del cor parla la boca, obres són de tals manobres, d'on no n'hi ha no en raja... unes de positives i d'altres negatives però sempre en aquest sentit. En el nostre cas, és molt important deixar-nos anar i escriure. És com parlar, o respirar o...viure.