dimarts, 3 de maig de 2011

CANVIAR EL MÓN

Fa dies que ho vaig llegir però avui, donat els canvis, o NO, que s'estàn produïnt al món, copio aquesta reflexió de l' Eduard Punset.

Queda clar que veient i sentint el que estem veient i sentint aquests dies, la "cosa" està "xunga".

No sé quién me hizo llegar el siguiente anónimo que figura en la cripta de Westminster de un obispo de 1100 d.C. La cripta reza así: “Cuando era muy joven quise cambiar el mundo hasta que me di cuenta que no cambiaría. En mi madurez me resigné en cambiar únicamente a mi familia y seres más próximos. Tampoco ellos quisieron saber nada. Ahora, ya viejo, me doy cuenta que si hubiera empezado por cambiarme a mí mismo, la familia habría seguido mi ejemplo y, tal vez, el mundo”.

Si hubiera podido hablar con aquel obispo le habría intentado convencer de que estaba equivocado; de que tenía toda la razón al comienzo y que hubiera debido insistir en cambiar el mundo de afuera, en lugar de mirarse a los intestinos como quiso hacer al final.

Los neurocientíficos nos están enseñando que es muy difícil distinguir entre las decisiones conscientes e inconscientes -las más-, de nuestro propio cerebro. Lo importante es la manada de la que formamos parte y no tanto uno mismo. Sugerirle a la manada nuevas maneras de reducir los índices de violencia, de incrementar los de altruismo, de gestionar sus emociones en lugar de dejarse arrebatar por ellas, de trabajar cooperativamente en equipo, de solucionar conflictos en lugar de crearlos, de constatar que hay vida antes de la muerte, de aprovechar el hecho de que la felicidad está en la sala de espera de la felicidad, de que en el mundo globalizado de hoy es imposible liderar sin conocer los ritos de la manada y practicar la democracia. De que por primera vez en la evolución la gente tiene futuro.

"Edu" ets un optimista. Tan de bo tinguis raó.


1 comentari:

Maria Teresa ha dit...

Sóc una fan de l'Eduard Punset,comunicador com pocs del cervell humà i de les seves reaccions. Malgrat el ca. de pulmó veig que segueix en actiu. Li desitjo que visqui molts anys.En quan al text crec que s'ha de treballar per dins, un mateix i per fora fins on es pugi, en un món tan complex com tenim.