dilluns, 28 de juny de 2010

Literatura 1 – Cinema 0

En términos deportivos, se podría definir así la situación por la que atraviesa el cine y la literatura actualmente.
Este domingo por la mañana, cual Pepito Grillo en busca de su álbum de cromos, decidí ir a pasear por los encantes del Mercado de San Antonio. Una actividad que años atrás hacía prácticamente cada domingo. Allí compraba programas de mano, de cine. Press-boock de las películas, los fotogramas (lo que en inglés se llama Lobby Cards) que se exponían en los vestíbulos de los cines, carteles y fotos. Pues bien, este domingo comprobé, muy a mi pesar, que uno de mis proveedores ha dejado de tener los Lobby Cards, porque como ya no se exhiben en las multisalas, pues no se producen. Tampoco tiene Press-books. Se dedica exclusivamente a la venta de carteles, y entre estos los más vendidos son los de Bruce Lee (artes marciales) y los de Michael Jackson o de alguna serie de TV de éxito. ¡Lamentable! Los programas de mano, han pasado a ser una mercancía de las paradas de sellos, billetes y monedas (han dejado de ser un material cinematográfico). Sobreviven como pueden, dos pequeñas paradas que siguen queriendo vender sólo fotos de artistas y que según dicen están abocados a la ruina, ya que no interesa a nadie, comprar fotos de artistas de cine. Y por último, visité a Joan Vall, el que sigue manteniendo la tienda “Cinemascope”, en la calle Torrijos, entre los dos Verdi. En su parada de la esquina con Borrell y Tamarit ahora sólo tiene libros, novelas. Ha dejado el material de cine sólo para su tienda y ésta no sabe hasta cuando la tendrá abierta. Lo dicho: Literatura 1- Cine 0. Desde mi infancia es este mercado predominaban: los cromos (hoy siguen, pero salvo alguna película de la Disney, el resto es todo fútbol), material de cine, revistas y libros. Hoy el cine prácticamente ha desaparecido. Las revistas son pocas por no decir nulas. Se mantienen los tebeos (superhéroes y los antiguos de los años 40 y 50 a precios desorbitados). El libro se mantiene.
De regreso a casa he comprado El País como de costumbre y en la revista dominical leo un artículo sobre la bancarrota de la Metro Goldwyn Mayer. La famosa major del león está a punto de desaparecer, si alguien no paga los 3.500 millones de dólares que deben a sus acreedores. Lo dicho: Cinema 0 – Literatura 1. Tanto en el Mercado de San Antonio como en cualquier mercado. Parece ser que el cine no ha sabido adaptarse bien a las nuevas tecnologías y leyes de mercado. Esperemos que no siga por los mismos derroteros la literatura, con la entrada del libro electrónico.
Pepito Grillo regresó a casa sin su álbum de cromos.

2 comentaris:

Marisa ha dit...

Hola! Veig que has tornat "sano y salvo". Bien!
Realment, per algú tan afeccionat com tu al cinema el panorama és decebedor.
Estaria bé que quan torni la Ma. Dolors (el 8) ens poguessim veure tots plegats. Val?

Rafel ha dit...

Repito mensaje: Anònim ha dit...
Posiblemente la reunión la tengamos que hacer antes de que salga el sol, no fuera caso que… Y además sería cuestión de llevar agua vendita y ajos. ¿No os parece demasiada coincidencia en querer ir a Rumanía, después de nuestra fiesta de Vampiros? ¿Y que se haya releido Drácula? Llevad crucifijos a la reunión creedme, nunca está de más. Rafael.