dilluns, 18 març de 2013

UNA REINA…

2
La Reina Uta

            El encuentro casual con Uta, en la visita de Naumburg, visita realizada con la conservadora del lugar y guía, Frau G., de aspecto dignísimo, con inconfundible aire de la DDR (Deutch Democratic Republic), que a pesar de haberse producido la reunificación alemana recientemente, seguía con su aspecto rígido, incluidos su perfecto cardado del pelo, hasta la montura de las gafas, imagen inconfundible de la Alemania del Este, según cuenta el profesor Poggi. La dignísima Frau G., explicó lo triste y desagradable que fue, que Hitler escogiera a Uta de los Askani de Ballenstedt, esposa sin hijos del margrave Ekkehard II de Meissen, como referente de la belleza alemana y la publicitase como tal. Una reina que fue amante de las artes, inteligente, que ayudó a artistas pintores, escultores y arquitectos, y que dese fijó en ella a causa de aquella escultura del claustro, esculpida en torno al 1250, por un anónimo maestro de Naumburg.
Pero en aquella visita, uno de los alumnos, llamó la atención de los allí presentes, con su comentario, indignando a Frau G., que montó en cólera al oír que el muchacho acababa de comparar a Uta con una malvada reina capitalista.


Catedral de Naumburg


3 comentaris:

  1. Has llegit l'article de l'Humberto Eco , relatiu al tema que ens ocupa?

    ResponElimina
  2. Doncs no. Ja el buscaré. Gracies.

    ResponElimina
  3. Ja l'he trobat i l'he lligit. No està mal. Pero a Eco l'hi manquen dades. Les que hi havia al Gran Palais de Paris.

    ResponElimina