divendres, 16 de juliol de 2010

La aventura de hacer libros.


Alberto Corazón, hablaba del deseo de hacer libros, de participar en la aventura de hacerlos. Como diseñador, son ya muchos cientos de libros a los que ha dado forma, dice. Como artista, su preocupación insistente ha sido el catálogo, el libro que trata de neutralizar el inevitable olvido de la mirada. Hermosas definiciones. Y su profundo deseo, que fue una necesidad, desde muy joven, dado el modo en el que la dictadura franquista tenía para implantar dos obsesiones: evitar que la vida fuese una gozosa liberación y desalentar el deseo de hacer y compartir libros. En realidad una misma cosa. Luchó, como tantos otros, contra el aullido que enardeció las turbas siniestras del falangismo fascista, al grito de “muera la inteligencia”. Dice que ahora, podemos ir cuantificando, después de tantos años, la dramática cantidad de hombres y mujeres asesinados y arrojados a las cunetas, solo por el hecho de amar los libros y lo que ellos representan. Ser maestro, organizar bibliotecas, ser librero o ser impresor, promover la lectura y la discusión de ideas, por todo eso, dice Alberto Corazón, se justificaba el genocidio cultural del que todavía estamos recuperándonos. Para terminar diciendo, entre otras cosas, lo que decía su abuelo: “Hacer libros; un hombre no puede encontrar un empeño más digno para su vida”.
Hermoso artículo, de un hombre que además de ser diseñador, fue editor, dejando muestra de su quehacer en “Ciencia Nueva” o las colecciones de “Comunicación”, pintor que utiliza las palabras en su cuadros, gran lector y también escritor. Por eso he querido traer aquí, a nuestro blog, su magnífica aventura de, como el dice, “hacer libros”.
Rafael.

1 comentari:

Mª Teresa ha dit...

Quin ofici tan bonic, fer llibres, i quina pena l'època fosca de no deixar-los publicar i llegir; així ens ha anat la cultura a Espanya. Ens caldràn molts més anys encara per refer-nos una mica.