dissabte, 6 de desembre de 2014

EXPOSICIONES/ARTE


El recorrido


Uno gusta de recorrer lo anteriormente recorrido. Y en ese caminar observando, se repiten las imágenes, unas imágenes que estaba deseando volver a ver. Pero también ocurre que en el deambular apetecido, de pronto aparecen nuevos puntos de interés, nunca antes vistos, bien porque quizá no presté la atención debida o bien porque sencillamente aparecieron posteriormente a mi caminata. Y ahí está el interés de echarse a caminar sin rumbo definido unas veces y otras habiéndolo planificado cuidadosamente. Eso último es lo que hice unas semanas atrás, en varias etapas en orden correlativo en cuanto a tiempo y estilos artísticos. Salvo la última visita, que como ya he dicho anteriormente, no se hallaba prevista, porque no existía.
En primer lugar: La exposición del MNAC, sobre el Modernismo, muy completa y bien montada y organizada, por temas, autores, pintura, dibujo, escultura, mobiliario, cristalería… Junto a una pequeña pero muy interesante exposición de CASAGEMAS.

 
En segundo lugar: Siguiendo un orden de tiempo y aparición de estilos, me planté en LA PEDRERA, para admirar una de las exposiciones más intensas y apabullantes, por el material allí exhibido. Me estoy refiriendo a LISSITZKY. Todo tipo de material creado por este poco difundido autor ruso, acompañado además, de proyecciones muy adecuadas para dicha exhibición (para los asiduos a la Filmoteca de Catalunya les serán conocidas).


Y en tercer lugar: Un regalo para la vista y las sensaciones, con la obra, prácticamente desconocida, por ir a contra corriente, saltarse los convencionalismos, ir por delante de grandes maestros y además p quizá por ello, por ser mujer. Mujer declaradamente antifascista y feminista, pero en contra de las feministas, en plena madurez, en la Italia de Mussolini. Una artista imprescindible si queremos completar el discurso y la evolución de la pintura contemporánea. Fue toda una sorpresa. Esa es: Carol Rama, en la MACBA.


Y lo inesperado: Una exposición de esculturas de Josep Llimona en el MEAM.


  Esta exposición no se había inaugurado cuando planifiqué mi recorrido pretendidamente ordenado por épocas. De manera que, no he tenido más remedio que reubicarla mentalmente, para completar mi caminata con el arte como objetivo.