diumenge, 18 de gener de 2015

PARIS Y EL ARTE


Nicki de Saint Phalle
            Una mañana gris como aquella, había que ponerle color sin falta, por eso decidimos que era el momento justo y adecuado para ir al Grand Palais y ver la obra que se exponía de Nicki de Saint Phalle (que además, para acabar de redondearlo, estuvo casada con el escultor y pintor Jean Tinguely).

 
Teníamos en mente parte de su obra, vista en los finales de los 60 y los 70 y entre ella las esculturas flotantes en el estanque que hay junto al Centro George Pompidou (inevitable no verlas si uno visita el lugar). Fue una artista popular y a la vez no tomada en serio, se la juzgó superficial y decorativa. Hoy con esta retrospectiva, Francia recupera su arte y le hace justicia, con la presentación de 200 piezas, algunas de ellas de gran tamaño, pudiéndose comprobar cuan equivocados andaban con ella. ¿Naif? Eso fue lo único que vieron entonces, solo eso, quizá porque les interesaba verlo así ya que su lectura era política, además de ser una feminista de las avanzadas. En la exposición, la historiadora de arte Catherine Francblin, explica en el catálogo, para mejor poder entender cómo fue tomada por la crítica y la sociedad del momento que “sus obras son historias sombrías envueltas en abrigos arco iris”.

Fue muy popular, supo servirse de los medios de comunicación, para darse a conocer. Fue amiga de Andy Warhol. Fue modelo y después pintora, escultora, grabadora, performance y cineasta. Quizás lo más conocido de ella sean sus “Nanas”. Esas Nanas, tan atractivas, voluptuosas y divertidas, en realidad eran dardos políticos. Las concibió como armas de subversión. Quiso con ellas, burlarse del hombre que al ponerse a su lado, sus grandes tamaños lo  empequeñecían.

 
La gran sorpresa para mi, fue el saber que pertenecía a una familia aristocrática de banqueros, padre francés, madre americana. Que estudió en un colegio-convento católico, que se casó en primeras nupcias, muy joven y rápidamente tuvo dos hijos. Hasta que un día descubre la pintura de Jackson Pollock y entre sus lecturas, cae en sus manos la literatura de Simone de Beauvoir. Y su vida cambió radicalmente. Lo que yo siempre digo: nada nace porque sí.

 Nicki de Saint Phalle

La última parte de la exposición eran sus trabajos influidos por el Parque Güell de Gaudi que descubrió en una visita a Barcelona.
            Puede decirse que tiene muchos puntos de contacto con el arte Pop y mucho sentido crítico. Una visita (una exposición) doblemente aprovechada.


2 comentaris:

Maria Dolors Giral ha dit...

Al Guggenheim de Bibao s'exposarà del 27 de febrer a l'11 de juny. Jo ja em refrego les mans i preparo la maleteta

Rafel ha dit...

Així m'agrada que mantinguis viu l'interès per l'art i les ganes de bellugar-te