dissabte, 18 de juliol de 2015


Seguir tu propio camino

Llega un momento, en el cual uno se plantea que debe vivir su propia vida y que ha llegado la hora de formar su propio hogar. Ha llegado la mayoría de edad, la madurez. Los padres inteligentes, entienden que es ley de vida y no se oponen a que su hijo marche y abandone el hogar que hasta ese momento ha convivido (no entro si bien o mal). La decisión se hace de mutuo acuerdo, sin malos gestos, sin rencor alguno, amigablemente. Así es como sucede entre gente civilizada e inteligente. Y eso, que es tan sencillo y que ocurre cada día, debería ser ejemplo, para los políticos de más abajo del río Ebro.

1 comentari:

Rafel ha dit...

Incluso cuando el hogar fue impuesto.