dilluns, 30 de març de 2015

TEATRO FILMADO

SHOW BOAT
            Estos días atrás, en diversas salas de nuestra ciudad, se ha podido ver (o disfrutar, eso ya depende de cada uno), el musical “Show Boat” de Oscar Hammerstein II (libreto) y Jerome Kern (música), en filmación realizada desde el Teatro de la Ópera de San Francisco.
            Finalmente la pude ver, superados los problemas. Intentaré comentarla, pero primero desearía repasar un poco la historia de este musical.
            Es un musical que actualmente se representa poco y una de las razones, está en la clave que ya se dio en su momento, cuando se estrenó por primera vez en 1927. Tanto Oscar Hammerstein II, como el músico Jerome Kern, buscaron la ayuda del famoso creador de grandes espectáculos Florenz Ziegfeld, para escenificar su creación y presentarla en Broadway. Las razones las tenían muy claras ambos creadores: La importancia de “Show Boat”, recae en que se presenta por primera vez en los escenarios, como un musical en “serio”. Sus autores quisieron que no fuese una simple recopilación de canciones con un símil de argumento banal. Hammerstein, leyó la novela de Edna Ferber, del mismo título, (aquí existen dos versiones unas dicen de fue Hammerstein y otras que fue Kern quién leyó la novela, en todo caso, del resultado de su lectura surgió este musical, aunque sí es cierto que Hammerstein insistió en le tema racial, con otras obras suyas como fueron “South Pacific”, “The King and I” o “Carmen Jones”), el caso es que vieron en “Show Boat” la posibilidad de un gran espectáculo, dónde además, se tratara el tema del racismo, la pobreza, la amargura y los amores trágicos que transcurrían durante 40 años. En una escenificación de dos horas 45 minutos. Pero además, incluyeron grandes temas musicales llevados de la mano y el talento de Jerome Kern: “Ol’ Man River”, “Can’t Help Lovin’ Dat Man”, “You are Love”, “Make Belive”, “”Way Do I Love You” o “Bill”, entre otros.
            Y todo eso en el marco incomparable del barco “Cotton Blossom” (Flor de Algodón).
            “Show Boat” fue el primer musical que integró artistas blancos y negros, cantando juntos.
            El estibador negro que canta la famosa canción “Ol’ Man River”, fue un papel pensado específicamente para el gran bajo-barítono, cantante y actor, Paul Robeson, pero debido a demoras en la producción y conflictos raciales, sería Jules Bledsoe quién cantó su parte. Pero la historia principal de “Show Boat” se centra en la pareja formada por Magnolia Hawks, hija del capitán del Cotton Blossom y Gaylord Ravenal, el apuesto jugador que viajará en el barco. Ambos se enamorarán a primera vista.
             “Show Boat”, como he dicho, se ha podido disfrutar en las pantallas de varios cines de Barcelona, estos días, pero se trata de una obra de teatro musical, filmada desde el escenario de la Ópera de San Francisco. Y no hay que olvidar que, este musical también fue llevado al cine en tres ocasiones.

            La primera vez, fue en la época del cine mudo, en 1929, prácticamente muda, después se le fueron añadiendo canciones que se acompañaban con una grabación en la proyección. Estuvo dirigida por Harry Pollard e interpretada por Laura La Plante, Joseph Schildkraut en la pareja protagonista y Alma Rubens como Julia.

 

          La segunda, fue en 1936, dirigida por James Whale, considerada por algunos como la más fiel al musical. Sus protagonistas fueron: Irene Dunne, Paul Robeson, Allan Jones (en sustitución de Nelson Eddy) y Helen Morgan. Estaba producida por Universal Pictures.
Y la tercera, es quizá la más conocida por el público actual. Se trata de la producción de la MGM de 1951 (la Metro compró los derechos a la Universal), dirigida por Georges Sidney (y que en nuestro país se tituló “Magnolia”). Estaba interpretada por Katherine Grayson, Howard Keel, la pareja principal, Ava Gardner como Julia, acompañados por Joe E. Brown, como el capitán del barco y Agnes Moorehead, su esposa. La pareja de bailarines Marge and Gower Champion y William Warfield, este último cantaba el famoso “Ol’ Man River”, presentándose esta vez a bombo y platillo, por su lanzamiento en Technicolor. 



Pero a esta versión se le hicieron diversos cambios, sobre todo en los diálogos y se suprimieron algunas canciones por lo que la crítica se ensañó con ella. No obstante ha gozado de fama gracias a la intervención de grandes estrellas, como fue el caso de Ava Gardner que cogía el relevo de Helen Morgan, de la anterior producción, en el papel de Julia, el personaje que es denunciado al sheriff de Natchez, lugar donde ha atracado el barco, por un despechado pretendiente, diciendo que es una mujer de sangre negra, que está casada con un blanco, algo que está prohibido: el mestizaje. Papel de lucimiento para la bella actriz Ava Gardner, como en la anterior versión lo fue para esa otra gran actriz Helen Morgan. Se da la circunstancia que Ava grabó sus canciones en el estudio de la MGM, pero ésta decidió a última hora sustituir su voz por la de Annette Warren. Para interpretar este papel Ava Gardner, tuvo que ser convenientemente maquillada de mulata, dado que el código de censura no permitía la actuación de las parejas mixtas, (el personaje de su esposo era blanco).
Durante años, los discos que se editaron de la banda sonora del film, aparecieron con la voz de Annette Warren. Hasta que finalmente, pasado un buen tiempo, se editó el disco con la voz original de Ava Gardner.
Para mostrar la vida en el Cotton Blossom, Edna Ferber, la autora de la novela, se documentó sobre el tema, viviendo varias semanas en Carolina del Norte, en uno de aquellos barcos que llevaban espectáculos de pueblo en pueblo a orillas del Misssissipi. Eran verdaderos teatros flotantes, con sus compañías de actores, cantantes y músicos. Y que hoy en día ya no existen.

 
               Recordar aquí que la escritora fue galardonada con el Premio Pulitzer, por su obra “So Big” en 1924, adaptada también al cine en 1932, con el mismo título, dirigida por William A. Wellman con Barbara Stanwyck, George Brent y Bette Davis. Otras de sus novelas que también pasaron por el cine: “Cimarrón” (1931) dirigido por Wesley Ruggles, con Richard Dix e Irene Dunne. Años más tarde, “Cimarrón” tuvo un remake en 1960, con Glenn Ford, Maria Schell y Anne Baxter, dirigidos por Anthony Mann. Otra de sus obras, llevada al cine, fue “Gigante” (1956), dirigida por George Stevens, con James Dean, Elizabeth Taylor y Rock Hudson. Todo un palmarés de grandes superproducciones.