dimarts, 12 d’abril de 2016

ARTE Y PUBLICIDAD AL METRO


EN EL METRO DE LONDRES Y PARIS


            Transitar por una ciudad, ya sea la tuya propia o viajando como turista, es inevitable que en un momento u otro se acabe tomando el metro. Llámese transporte suburbano, undergraund, “the tube”, metropolitano o simplemente eso: METRO.

            El METRO, que duda cabe, tiene vida propia dentro de la ciudad. En ese mundo subterráneo, existen tiendas de todo tipo, unas venden pan y pastas, otras periódicos, hay limpiabotas, vendedores de fruta a todas horas del día, cabinas de fotomatón, músicos ambulantes, poetas que recitan, cantantes, vendedores de souvenirs, personal de limpieza, charlatanes, agoreros anunciando el fin del mundo, policías, ladrones, embaucadores, pedigüeños, curas, monjas, militares y personal que cada día pega carteles. También hay fotógrafos amateurs o profesionales que fotografían todo eso. En realidad el METRO es un museo viviente. Que además está especializado en publicidad.

           Circular por sus corredores, es cómo hacerlo por los pasillos de un imaginario (pero que es muy real), Museo Publicitario.
            Los laberínticos caminos del METRO albergan todo tipo de estilos, tendencias y modas en el diseño publicitario. Fotografiarlo es, confeccionar el catálogo de ese museo y puede hacerse por temporadas. Puedes subdividirlo en diversas secciones o temas. En mi caso se compone de todo tipo de eventos culturales: museos, exposiciones, teatro, cine, musicales… Y todo, queda incluido con el mismo precio del billete del METRO.

           ¿Quién no se ha encontrado con un Van Gogh, Renoir, Saul Bass, Picasso, El Greco, mezclados con Batman o Superman o cualquier personaje de Disney o Pixar junto a Virginia Woolf o Stephen Sondheim?


            Siempre he dicho, y lo mantengo, que viajar en METRO es también visitar un Museo: el de la Publicidad. 

2 comentaris:

Maria Dolors Giral ha dit...

Tot això és veritat, però el que és més veritat encara és que tot enriqueix a aquell que sap veure i sentir al mirar.

Maria Dolors Giral ha dit...

Tot això és veritat, però el que és més veritat encara és que tot enriqueix a aquell que sap veure i sentir al mirar.